lunes, 22 de agosto de 2016

La dura vuelta al trabajo: El síndrome postvacacional

El final de la temporada estival se acerca, aunque todavía quedan unos privilegiados que deciden tomarse el período vacacional en septiembre.  Sea como fuere el grueso de la población retomará en breves su actividad. 
Y, ¿qué es lo que hay a la vuelta de vacaciones? El ya muchas veces denominado síndrome postvacacional . Se puede definir como el estado que se produce en el trabajador al fracasar el proceso de adaptación entre un periodo de vacaciones y de ocio con la vuelta a la vida activa. Aunque también sea extrapolable al estudiante, suele afectar a trabajadores de menos de 45 años.  Se estima que en torno al 30% de los trabajadores sufre estrés posvacacional.

Este síndrome puede presentarse de diversas formas. Con  síntomas físicos como cansancio generalizado, fatiga, falta de sueño, dolores musculares, falta de apetito o de concentración.  Síntomas psíquicos como irritabilidad, tristeza, falta de interés o nerviosismo.

Pero existen formas para combatir este síndrome, y aunque puedan resultar extrañamente contradictorias, son las realmente recomendables.

Levantarse pronto unos días antes de reincorporarse
De esta manera, al trabajador le resulta más fácil la vuelta al día a día, ya que se adapta con anterioridad a los horarios habituales.

Ver el lado positivo
Si se interpreta de forma positiva el fin de las vacaciones, resultará más sencilla. Esto es posible si se evita pensar que el trabajo es una carga y se enfoca desde otra perspectiva.

Poner el despertador cinco o diez minutos antes
Sobre todo los primeros días de readaptación, el salir antes de la cama ayuda a tener más tiempo para ir al trabajo, evitando así prisas y estrés.

Empezar fuerte
Cuantas más cosas tengas para hacer el primer día mucho más sencillo será la adaptación, ya que no te dará tiempo a ponerte a pensar en lo bien que lo estabas pasando de vacaciones. Además nada de reservarse unos días de las vacaciones para descansar, lo mejor es empezar cuanto antes las tareas profesionales para no bajar el nivel de energía.

El secreto está en la mente
Lo que pensamos o dejamos de pensar tiene un papel importante a la hora de conformar nuestra visión sobre lo que nos rodea. De ahí que sea importante hacer un esfuerzo para no contemplar la vuelta al trabajo como un acontecimiento gris.

El papel de la empresa
Las empresas deben aprender a gestionar el estado emocional de las plantillas para evitar los casos de depresión posvacacional. Esto pasa por no exigirle el máximo al empleado desde el primer minuto de su vuelta. Incluso pequeñas modificaciones en el mobiliario o decoración pueden hacer que el trabajador perciba ese cambio y sienta que no es una continuación sino una nueva etapa. Aunque sea en el mismo lugar esos pequeños cambios favorecen a la adaptación al entorno.

Realizar actividades saludables
Finalmente, aunque no sea algo directamente relacionado con el trabajo, hacer deporte y llevar una buena alimentación influye. Por eso, es algo que tampoco se debe descuidar los primeros días de regreso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario