martes, 7 de junio de 2016

Workshifting, el equilibrio entre vida laboral y personal

Trabajar desde casa, al aire libre, mientras pasas tiempo con tus hijos, tener más tiempo para organizarte. Todas estas acciones en su momento fueron utopías dentro del mundo laboral, eso era así hasta la irrupción del Workshifting.

La filosofía del workshifting se basa en permitir al personal que elija el lugar y el momento para llevar a cabo sus tareas habituales, ya que trabajará de modo más efectivo que si es forzado a adaptarse a un horario y ubicación determinada. El trabajo no es el sitio físico, sino el resultado final de su esfuerzo.

Esto repercute de manera positiva en ambas vertientes. Tanto empresas como empleados se ven beneficiados de esta solución.

Las empresas podrán así retener su talento interno. Al facilitar la conciliación de vida laboral y personal, dos pilares esenciales para cualquier individuo, la satisfacción en el trabajo será mayor y no tendrá deseo de cambiar su trabajo por otro.

Reclutar personal sin importar su ubicación. Ya no será preciso poner en el CV “con disponibilidad geográfica” ya que se eliminan las barreras físicas.

Reducción de costes en el alquiler/compra de inmuebles. un ahorro considerable en este aspecto dado que gran parte del personal trabaja de forma remota y, por ello, no es esencial disponer de tanto espacio físico de oficinas.

También permite a los trabajadores de organizar su vida personal sin unos horarios tan encorsetados. Esto repercute de manera positiva en su productividad.


El workshifting es una tendencia que va ganando peso en las empresas y apunta a convertirse en una opción más que viable en un futuro no muy lejano.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario