viernes, 5 de febrero de 2016

Hábitos y abandonos para mejorar la productividad laboral

En los tiempos que corren, el ritmo de trabajo diario es frenético. Esta acuñación no quiere decir que sea un  ritmo constante, o aprovechado al máximo. 

Es más, a día de hoy, mantener un ritmo constante es algo bastante complicado. Además no hay hábitos sólo a llevar a cabo, sino al contrario también, otros que debemos evitar para aumentar nuestra productividad y rendimiento.

Veamos primero algunos de los hábitos positivos para mejorar nuestro rendimiento en el trabajo.

* Levántate temprano. Si eres de los primeros en llegar a tu lugar de trabajo podrás comenzar tu jornada con menos distracciones lo que te permitirá concentrarte en lo que necesitas hacer. Nunca te olvides de desayunar.

* Planifica tu día. Dedica entre 20 y 40 minutos a esta tarea. La definición de una buena agenda de trabajo te permitirá priorizar con certeza y avanzar en los temas realmente importantes. Si lo haces día con día, finalmente mejorará tu “visión global” sobre tu empleo


* Primero haz lo menos agradable. Dale prioridad a las tareas más complejas o menos agradables durante las primeras horas de la mañana. Al iniciar la jornada tus niveles de concentración son mejores y tienes más energía.

* Una a la vez. La correcta planificación de tus actividades y la firme decisión de realizar primero las tareas más difíciles te permitirá tener la capacidad para atender un tema a la vez. El objetivo es que realmente te concentres para resolver problemas o planear nuevos negocios o procedimientos. Trata de evitar distracciones y guíate por tu agenda de trabajo.
break

* Ordena tu lugar. Es imposible ser eficiente si tu entorno está tan desordenado. No se trata de “olvidar” todo en cajones para que se vea bonito. Simplemente que un sitio ordenado con las cosas a mano favorece el aumento de tu creatividad y productividad.

* No estés siempre localizable .Las nuevas tecnologías son muy útiles si sabes administrarlas correctamente. Pero cuidado, pueden transformarse en los peores enemigos de tu eficiencia. Aprende a no estar siempre en línea ni

* Haz pausas. Deja siempre momentos de dislate . Tu mente y tu cuerpo necesitan pausas para recuperar energía. Emplea ese tiempo en leer el periódico o tomar un café, pero procura hacerlo sólo, recuerda que no todos hacen el descanso a la misma hora. 

* Descansa. Las horas de sueño son obligatorias. Aquí debe ser en su justa medida, ni dormir es una pérdida de tiempo ni descansar en exceso es beneficioso. Descansa una media de 8 horas diarias, aunque quizás con 6 horas sea suficiente, depende de cada organismo.

También hay hábitos que debemos evitar para resultar ser más productivos en el trabajo. 

* Reuniones al finalizar la jornada laboral. Son poco productivas ya que disminuyen nuestras cualidades clave como la capacidad de concentración.

* Jornadas de trabajo que superan las 10 horas. Deben evitarse. Lo bueno si breve (en este caso justo) dos veces bueno.


* Exceso de festivos entre semana. Rompen las rutinas de trabajo y disminuyen el rendimiento. Cuantas veces no han sentido que ese festivo un miércoles rompía la semana.

* Organizar viajes de trabajo que pueden ser sustituidos por vídeoconferencias. Las vídeoconferencias no sólo permiten a las empresas ahorrar en costes, sino también en tiempo y desplazamientos innecesarios.

* Ir ‘en pareja’ a las reuniones para ‘estar acompañado’. Si una sola persona puede llevar a cabo una reunión con un cliente, no es necesario que acudan dos representantes de una misma empresa. Aunque es cierto que a veces un punto de apoyo es bien recibido

* Equipamiento desfasado . No disponer del equipamiento adecuado para trabajar se traduce en una pérdida de productividad para la empresa. A veces lo barato sale caro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario