martes, 16 de febrero de 2016

10 Buenos consejos de marketing para la pequeña empresa



Está claro que hoy en día el marketing ha pasado a ser una herramienta fundamental para dar a conocer nuestros productos y servicios y fidelizar clientes, incluso para las medianas y pequeñas empresas. 

A continuación os exponemos 10 pequeños consejos básicos que aunque básicos siempre deberíamos tener en cuenta:


Crear una identidad

Es importante darle un estilo propio a nuestro negocio o productos, al hacerlo posicionamos nuestra marca en la mente de los consumidores, lo que a su vez nos permite que éstos se identifiquen con nuestra marca y la reconozcan en cualquier momento.

Nuestra identidad puede estar basada en alguna diferenciación o característica importante en nuestros productos. El estilo o la forma en que ofrecemos nuestros servicios, en los diseños o la combinación de colores que usamos pueden ser la clave para diferenciarnos de nuestros competidores.


Marcar objetivos

Algo fundamental y sin lo que cualquier acción que realicemos no tendrá ningún sentido y no generará ningún beneficio, son los objetivos. No podemos hacer nada sin saber qué queremos conseguir. Los objetivos son la hoja de ruta de nuestras acciones, son los que van a motivar cualquier cosa que hagamos, cualquier decisión que tomemos. También es necesario definir cuál es nuestra visión y nuestra misión, de forma que todos estos aspectos sean los que afecten al posterior desarrollo de acciones.


Permitir que los clientes te conozcan

Las buenas relaciones se basan en la confianza. Los clientes quieren conocer todo lo que puedan acerca de una empresa, producto o servicio antes de tomar la decisión de compra.

Un aspecto clave es contar con un sitio web que brinde completa información sobre tu negocio, pues actualmente el consumidor tiene la costumbre de usar su computadora o su smartphone para consultar antes de adquirir un nuevo producto, y si le brindamos la información que busca, el consumidor va a sentirse en confianza.


Convertir a tu empresa en 2.0

Creemos cuenta en Twitter, Facebook y tengamos presencia en Linkedin, hay que tomarse un tiempo en aprender a utilizarlos con todas sus posibilidades. Saquémosle el mayor partido a cada una dependiendo de sus características, participemos y aprendamos. Debemos aprovechar las oportunidades que nos brindan las nuevas tecnologías


Escuchar al cliente

Escuchar al cliente es estar permanentemente atentos a sus opiniones, sugerencias, comentarios, quejas o reclamos.

Incluso, debemos procurar buscar dicha información, por ejemplo haciendo uso de encuestas, creando un buzón de sugerencias, dialogando con ellos y preguntándoles cuál es su opinión sobre nuestros productos, llamándolos por teléfono para ver qué tal les fue con su uso, etc...

Ello nos permitirá adaptar nuestros productos a sus necesidades, gustos o preferencias, y saber qué estamos haciendo mal, qué debemos mejorar y qué debemos quitar o cambiar.


Usar el correo directo

Aunque el medio digital está en auge no hay que olvidar la efectividad del correo físico, el cual produce buenos resultados con el mensaje adecuado en el público objetivo.


Usar testimonios

Los testimonios de clientes satisfechos son un gran arma como carta de presentación ante otros nuevos clientes potenciales. Mientras más sean los testimonios y mientras más conocidos sean los clientes que nos los hagan mejor impresión causaremos.


Estar atentos a la competencia

Así como debemos estar siempre atentos a nuestro mercado o público objetivo, también debemos estar siempre atentos a nuestra competencia.

Debemos estar atentos a las estrategias o acciones que realice, así como la aparición de nuevos competidores.

Dicha información nos permitirá reaccionar rápidamente, por ejemplo, diseñando estrategias que nos permitan hacer frente a las suyas, o tomando decisiones que nos permitan contrarrestar o aprovechar sus acciones.


Ofrecer incentivos atractivos para el cliente

Los incentivos son parte fundamental del mercadeo, no solo para atraer nuevos clientes sino también para fidelizar a quienes ya nos compran.

Descuentos, cupones, promociones y muchas otras estrategias pueden hacer que nuestro negocio se vuelva interesante y capte la atención del mercado.


Utilizar nuestra imaginación

Si conocemos más que nadie el mercado, el negocio y los clientes que tenemos, debemos atrevernos a innovar, no ser uno más del montón, debemos ser diferentes a nuestros competidores

Junto a nuestros colaboradores tratemos de crear nuevas formas de atraer más clientes. Pronto veremos como vamos obteniendo magníficos resultados.

viernes, 5 de febrero de 2016

Hábitos y abandonos para mejorar la productividad laboral

En los tiempos que corren, el ritmo de trabajo diario es frenético. Esta acuñación no quiere decir que sea un  ritmo constante, o aprovechado al máximo. 

Es más, a día de hoy, mantener un ritmo constante es algo bastante complicado. Además no hay hábitos sólo a llevar a cabo, sino al contrario también, otros que debemos evitar para aumentar nuestra productividad y rendimiento.

Veamos primero algunos de los hábitos positivos para mejorar nuestro rendimiento en el trabajo.

* Levántate temprano. Si eres de los primeros en llegar a tu lugar de trabajo podrás comenzar tu jornada con menos distracciones lo que te permitirá concentrarte en lo que necesitas hacer. Nunca te olvides de desayunar.

* Planifica tu día. Dedica entre 20 y 40 minutos a esta tarea. La definición de una buena agenda de trabajo te permitirá priorizar con certeza y avanzar en los temas realmente importantes. Si lo haces día con día, finalmente mejorará tu “visión global” sobre tu empleo


* Primero haz lo menos agradable. Dale prioridad a las tareas más complejas o menos agradables durante las primeras horas de la mañana. Al iniciar la jornada tus niveles de concentración son mejores y tienes más energía.

* Una a la vez. La correcta planificación de tus actividades y la firme decisión de realizar primero las tareas más difíciles te permitirá tener la capacidad para atender un tema a la vez. El objetivo es que realmente te concentres para resolver problemas o planear nuevos negocios o procedimientos. Trata de evitar distracciones y guíate por tu agenda de trabajo.
break

* Ordena tu lugar. Es imposible ser eficiente si tu entorno está tan desordenado. No se trata de “olvidar” todo en cajones para que se vea bonito. Simplemente que un sitio ordenado con las cosas a mano favorece el aumento de tu creatividad y productividad.

* No estés siempre localizable .Las nuevas tecnologías son muy útiles si sabes administrarlas correctamente. Pero cuidado, pueden transformarse en los peores enemigos de tu eficiencia. Aprende a no estar siempre en línea ni

* Haz pausas. Deja siempre momentos de dislate . Tu mente y tu cuerpo necesitan pausas para recuperar energía. Emplea ese tiempo en leer el periódico o tomar un café, pero procura hacerlo sólo, recuerda que no todos hacen el descanso a la misma hora. 

* Descansa. Las horas de sueño son obligatorias. Aquí debe ser en su justa medida, ni dormir es una pérdida de tiempo ni descansar en exceso es beneficioso. Descansa una media de 8 horas diarias, aunque quizás con 6 horas sea suficiente, depende de cada organismo.

También hay hábitos que debemos evitar para resultar ser más productivos en el trabajo. 

* Reuniones al finalizar la jornada laboral. Son poco productivas ya que disminuyen nuestras cualidades clave como la capacidad de concentración.

* Jornadas de trabajo que superan las 10 horas. Deben evitarse. Lo bueno si breve (en este caso justo) dos veces bueno.


* Exceso de festivos entre semana. Rompen las rutinas de trabajo y disminuyen el rendimiento. Cuantas veces no han sentido que ese festivo un miércoles rompía la semana.

* Organizar viajes de trabajo que pueden ser sustituidos por vídeoconferencias. Las vídeoconferencias no sólo permiten a las empresas ahorrar en costes, sino también en tiempo y desplazamientos innecesarios.

* Ir ‘en pareja’ a las reuniones para ‘estar acompañado’. Si una sola persona puede llevar a cabo una reunión con un cliente, no es necesario que acudan dos representantes de una misma empresa. Aunque es cierto que a veces un punto de apoyo es bien recibido

* Equipamiento desfasado . No disponer del equipamiento adecuado para trabajar se traduce en una pérdida de productividad para la empresa. A veces lo barato sale caro.