jueves, 18 de junio de 2015

Internacionalización empresarial , ¿qué es, y cómo llevarla a cabo?

En los tiempos que corren una empresa debe plantearse muchas veces convertirse en una empresa global, expandiéndose cuanto más lejos mejor. Pero a día de hoy hay que distinguir cuando una empresa vende al extranjero, y cuando una empresa tiene una serie de vínculos que le pueden llegar a permitir instaurarse en el extranjero.
Aquí nos encontramos con la dicotomía exportar o internacionalizar. Exportar, significa haber recibido pedidos del exterior, de manera más o menos ocasional, sin que estos pedidos provengan de un control ejercido sobre distintas variables de marketing.
Por otro lado internacionalizar significa impulsar entornos de relación que permitan que la  empresa se instale en el exterior.
La internacionalización es una de las vías más seguras de crecimiento y expansión para todas las empresas, incluidas las más pequeñas. En épocas de inestabilidad del mercado nacional, cuando la demanda interna no se encuentra en los niveles deseados, la búsqueda de mercados externos para encontrar nuevos clientes se convierte en la alternativa más apropiada.
La internacionalización es un proceso dinámico y que requiere de una constante adaptación. No es un proceso con fecha final, sino que requiere de constantes y permanentes acciones de adaptación y mejora.
Debemos por lo tanto, definir la estrategia, marcar un plazo, contemplando también un proceso de adaptación a este nuevo mercado, pero siempre sujeto a cambios. Otra parte de la estrategia se debe a la ubicación. Elegir que zonas o países son interesantes para nuestro tipo de negocio es primordial. Un acierto en esta decisión nos puede ahorrar costes y tiempo. Esto se consigue a través de una buena planificación.
Una vez elegidas nuestras zonas como objetivo de la internacionalización, es recomendable elaborar un informe que recoja los parámetros que tengan una mayor incidencia en nuestra actividad. Es capital centrarnos en aspectos fiscales, jurídicos y económicos, además, de que el Informe dé una visión real de la situación del país, y no quedarnos en un marco teórico sin haberlo puesto en práctica.

La empresa podrá definirse como internacionalizada, si es capaz de afianzar, es decir, consolidar su presencia en los mercados seleccionados.
Aquí podemos hablar de la evaluación y valoración de las actividades de internacionalización por una parte,  y por otra , de la toma de decisiones, para procurar que los planes establecidos se cumplan y llevar a cabo las correcciones necesarias desviadas de nuestro plan inicial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario