viernes, 8 de agosto de 2014

Usar internet sí pero compro en tiendas



En una era donde la tecnología avanza a pasos agigantados, y que tenemos presente en nuestro día a día, todavía hay un grueso poblacional que no se fía del e-commerce o comercio electrónico.

Este tipo de actividad consiste en la compra y venta de productos o de servicios a través de medios electrónicos, tales como Internet y otras redes informáticas. Originalmente el término se aplicaba a la realización de transacciones mediante medios electrónicos tales como el Intercambio electrónico de datos, sin embargo con el advenimiento de la Internet y la World Wide Web a mediados de los años 90 comenzó a referirse principalmente a la venta de bienes y servicios a través de Internet, usando como forma de pago medios electrónicos, tales como las tarjetas de crédito.




Tipos de comercio electrónico:
       B2C (Business-to-Consumer): Empresas que venden al público en general.
       B2B (Business-to-Business): Empresas haciendo negocios entre ellas.
       B2G (Business-to-Government): Empresas que venden a instituciones de gobierno.
       C2C (Consumer-to-Consumer): Plataforma a partir de la cual los consumidores compran y venden entre ellos.

La mayor parte del comercio electrónico consiste en la compra y venta de productos o servicios entre personas y empresas, sin embargo un porcentaje considerable del comercio electrónico consiste en la adquisición de artículos virtuales (software y derivados en su mayoría), tales como el acceso a contenido "premium" de un sitio web, así que si alguna vez te suscribiste a una revista a través de la Red, has realizado yna transacción de comercio electrónico, y ¿A qué no resultó ser tan traumática la experiencia?

Este año el e-commerce español crecerá un 13.4% para facturar unos 12.383 millones de euros, según Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones (ONTSI). Pero hay ciertas «sombras», como el hecho de que sólo un 36% de los españoles ha hecho una compra en internet en el último año o que un 44% de los españoles nunca ha comprado por internet.


El 69% de los consumidores que no compran en internet afirma que le gusta examinar el producto antes de realizar la compra. Rakuten señala que esto hace que aparezcan fenónemos como el showrooming (mirar los artículos en una tienda antes de comprarlos en Internet) y su opuesto el «webrooming» (informarse sobre los productos en Internet y comprarlos en un comercio físico). Para solucionar esto, recomiendan a las tiendas online, ofrecer más información, fotos, vídeos o vistas en 3D de los productos, así como opiniones que pueda equiparar la experiencia a la compra presencial.
Un 50% de los que compran por internet desconfía en el proceso de compra y pago online, según el INE. El ONTSI apunta que la tarjeta de crédito/débito es el medio de pago más usado en las compras online (66.2%), seguida de Paypal (11.6%), el pago contra reembolso (10.7%) y la transferencia bancaria (3.9%). Las tiendas online deben aceptar estos canales de pago, junto a nuevos métodos como las tarjetas de prepago, para que el cliente elija el que le inspire más confianza.
En conclusión, vivimos en la era de la tecnología, pero preferimos en muchas cosas quedarnos en el pasado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario