jueves, 28 de agosto de 2014

ClassicGes 5.0 El software de gestión completo y sin medias tintas

Normalmente por software de gestión empresarial o de administración, se entiende a los sistemas ERP, o de "planificación de recursos empresariales". Estos son sistemas de información dedicados a coordinar y manejar la distribución, el inventario, la contabilidad, producción y logística, entre otras cosas.

Suelen tener "add ons", o ser "modulares", todos términos que se refieren a la capacidad de agregarle (comprarle) más módulos o subprogramas que permiten manejar otros aspectos de la gestión de un negocio, como por ejemplo la administración de los recursos humanos y el marketing.

Aquí es donde entra en escena ClassicGes 5. Este programa, se ha ido haciendo gracias a todos los usuarios de ediciones anteriores, ya que se ha ido actualizando en base a las sugerencias y experiencia de éstos, alcanzando una óptima calidad de programa tanto en agilidad como en  utilidad y eficacia.

ClassicGes 5 es un programa de gestión empresarial que engloba todos los módulos en uno y que puede ser configurado para cubrir diferentes necesidades.

ClassicGes permite gestionar archivos, clientes, ventas, compras, informes y efectos financieros, llevar el control económico de la empresa, ver la cuenta de explotación para analizar los resultados, generar listados en diferentes formatos y gráficos muy completos. Gestiona los procesos de fabricación y producción de artículos con escandallo y genera exhaustivos cálculos de necesidades, de materiales y de stock.

Con este software podrás trabajar con dispositivos locales como TPV, TPV táctil, cajón portamonedas, báscula e impresora gráfica y térmica. Además, gestiona campañas de CRM, con un sistema avanzado de seguimiento de clientes y expedientes y dispone de utilidades que hacen el trabajo cómodo y ágil.

Por otro lado ClassicGes permite una conexión al programa ClassicAIR, una herramienta para dotar de movilidad a la empresa.
ClassicAIR permite conexiones a través de la web a ClassicGes 5.0. 
Puede conectar varias delegaciones o tiendas sin necesidad de invertir en IP’s fijas ni VPN’s, y todo ello de forma directa y segura porque los datos permanecen en el programa de gestión original.






La combinación de ambos programas hace de este software de gestión empresarial, un gran aliado para el día a día de la gente de negocios.

Para saber más sobre estes software de gestión podéis visitar la web de AIG Classic en www.aigclassic.com


miércoles, 20 de agosto de 2014

La moda de ser emprendedor



La moda, igual que la risa, va por barrios. Nuestro rico idioma también experimenta vocablos de moda. Ser alternativo ahora se denomina “hipster”, y tener iniciativa la hora de comenzar un negocio nuevo y arriesgarse es ser “emprendedor”.

No nos llevemos a confusión, no critico a las personas que emprenden, al revés, ya que con los tiempos que corren arriesgarse a llevar a cabo un negocio o empresa que sea innovadora es cuanto loable. De lo que quiero hablar es de la ligereza y lo manido que está el término emprendedor.

Sus consecuencias son tales que hasta grandes empresarios quieren que se les denomine así porque ello parece que da un prestigio, un decir “mira a lo que llegó empezando desde abajo” . La verdad que pocas empresas consiguen posicionarse en lo más alto sin empezar de forma humilde.

Pero vayamos al grano. Emprendedor es un término derivado de la palabra francesa entrepreneur, y que es comúnmente usado para describir a un individuo que organiza y opera una o varias empresas, asumiendo cierto riesgo financiero en el emprendimiento.
Realmente existen dos tipos de emprendedores. Los que dicen que van a hacer y los que directamente lo hacen.

Es fácil distinguir a los primeros.

Siempre están hablando de lo que van a hacer, pero pasa el tiempo y no hacen nada. Quizás esta sea la característica más común que tiene el emprendedor por moda.

Hacen castillos en el aire. Dicen lo que van a llevar a cabo pero llegado el momento reculan.

No invierten en su proyecto, pero quiere que otro lo haga por él

Tienen su idea encorsetada y fuera de esos parámetros se sienten perdidos.

Se reúnen con otros semejantes. Aquí aplica el principio de asociación, Dios los crea y ellos se unen. El emprendedor por moda siempre está con otros iguales.

Critican los proyectos ajenos. Parece ser que este tipo de emprendedor sabe tanto que considera necesario buscar los errores de los emprendimientos de otros. Lo que no se dan cuenta es que el otro por lo menos está haciendo algo

Están al último grito de la moda en las informaciones de emprendedores, como noticias, aplicaciones, charlas, cursos, etc. Esto es buenísimo, el problema es que no hacen nada con la información.

Por lo general son algo arrogantes. Estudios apoyan el dicho de que mientras menos una persona sabe, más cree que sabe y le encanta exhibir lo poco que sabe.


  
Mientras que por otro lado El emprendedor real actúa, asume riesgos y obtiene resultados.  El emprendedor de verdad es un trabajador incansable, enfocado y con un impulso de hacer que las cosas sucedan. El emprendedor por moda lo que quiere es hacer que los demás piensen que ellos saben.

La palabra “emprendedor” está de moda, sí, lo que jamás cambiará es el concepto de que con trabajo, constancia y perseverancia todo da sus frutos.
  
Acabaré con una frase que he visto hoy en internet.
“El veneno más peligroso para el emprendedor es el sentimiento del logro. El antídoto es pensar qué se puede hacer para hacerlo mejor mañana”

viernes, 8 de agosto de 2014

Usar internet sí pero compro en tiendas



En una era donde la tecnología avanza a pasos agigantados, y que tenemos presente en nuestro día a día, todavía hay un grueso poblacional que no se fía del e-commerce o comercio electrónico.

Este tipo de actividad consiste en la compra y venta de productos o de servicios a través de medios electrónicos, tales como Internet y otras redes informáticas. Originalmente el término se aplicaba a la realización de transacciones mediante medios electrónicos tales como el Intercambio electrónico de datos, sin embargo con el advenimiento de la Internet y la World Wide Web a mediados de los años 90 comenzó a referirse principalmente a la venta de bienes y servicios a través de Internet, usando como forma de pago medios electrónicos, tales como las tarjetas de crédito.




Tipos de comercio electrónico:
       B2C (Business-to-Consumer): Empresas que venden al público en general.
       B2B (Business-to-Business): Empresas haciendo negocios entre ellas.
       B2G (Business-to-Government): Empresas que venden a instituciones de gobierno.
       C2C (Consumer-to-Consumer): Plataforma a partir de la cual los consumidores compran y venden entre ellos.

La mayor parte del comercio electrónico consiste en la compra y venta de productos o servicios entre personas y empresas, sin embargo un porcentaje considerable del comercio electrónico consiste en la adquisición de artículos virtuales (software y derivados en su mayoría), tales como el acceso a contenido "premium" de un sitio web, así que si alguna vez te suscribiste a una revista a través de la Red, has realizado yna transacción de comercio electrónico, y ¿A qué no resultó ser tan traumática la experiencia?

Este año el e-commerce español crecerá un 13.4% para facturar unos 12.383 millones de euros, según Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones (ONTSI). Pero hay ciertas «sombras», como el hecho de que sólo un 36% de los españoles ha hecho una compra en internet en el último año o que un 44% de los españoles nunca ha comprado por internet.


El 69% de los consumidores que no compran en internet afirma que le gusta examinar el producto antes de realizar la compra. Rakuten señala que esto hace que aparezcan fenónemos como el showrooming (mirar los artículos en una tienda antes de comprarlos en Internet) y su opuesto el «webrooming» (informarse sobre los productos en Internet y comprarlos en un comercio físico). Para solucionar esto, recomiendan a las tiendas online, ofrecer más información, fotos, vídeos o vistas en 3D de los productos, así como opiniones que pueda equiparar la experiencia a la compra presencial.
Un 50% de los que compran por internet desconfía en el proceso de compra y pago online, según el INE. El ONTSI apunta que la tarjeta de crédito/débito es el medio de pago más usado en las compras online (66.2%), seguida de Paypal (11.6%), el pago contra reembolso (10.7%) y la transferencia bancaria (3.9%). Las tiendas online deben aceptar estos canales de pago, junto a nuevos métodos como las tarjetas de prepago, para que el cliente elija el que le inspire más confianza.
En conclusión, vivimos en la era de la tecnología, pero preferimos en muchas cosas quedarnos en el pasado...