lunes, 1 de diciembre de 2014

ClassicAIR ahora también con ClassicConta 6. Disfruta de tu programa de contabilidad desde cualquier lugar.


La empresa de software AIG ha lanzado el ClassicAIR para usarlo con ClassicConta 6. Ahora puedes conectarte a la web gracias a ClassicAIR y operar con tu programa de contabilidad sin límite de espacio ni tiempo.


Todo esto es tan sencillo como disponer de una conexión a internet y un portátil o dispositivo móvil (Ipad, Tablet o Smartphone) para así acceder a ClassicConta 6 a través de la web.

Ten toda tu empresa siempre a mano donde quiera que vayas. Genera tus asientos a distancia, consulta el Diario y lleva tu contabilidad al día, con la comodidad de trabajar a través de internet y la tranquilidad de tener siempre tus datos guardados en tu negocio.


Gracias a esta nueva compatibilidad, podrás gestionar todos los departamentos de tu empresa, ya que ClassicAIR sigue funcionando con ClassicGes 5.0. Ésto sumado al funcionamiento que permite ahora con ClassicConta 6, dispondrás de un mayor control sobre la gestión de tu empresa desde cualquier punto y en cualquier momento.


El ClassicAIR se puede adquirir por 79,90 € IVA incluido,  con licencia definitiva y sin límite de puestos en la tienda de AIG


Para un correcto funcionamiento, deberás asegurarte de tener actualizados tus programas de AIG. 
Puedes ver el video del nuevo ClassicAIR ahora con ClassicConta 6 aquí 



martes, 18 de noviembre de 2014

La importancia de la Imagen Corporativa en la empresa

Hoy en día en el ámbito empresarial tendemos a mezclar ciertos conceptos en lo que a proyección exterior de la empresa se refiere. Así no es lo mismo el concepto de Identidad Corporativa que el de Imagen Corporativa.

Una entidad, sea una empresa o una institución, necesita una razón de ser. Un nombre. Éste es el comienzo de todo. Este nombre debe ser atractivo y capaz de permanecer en la mente del receptor. Para cumplir este objetivo, se emplean una serie de herramientas visuales y psicológicas que pretenden incidir en el subconsciente del receptor, provocando el recuerdo y el consiguiente deseo por la marca, la deseada fidelización.
Hablamos de Identidad Corporativa cuando combinamos la  Identidad Verbal, o naming, con la  Identidad Visual.



Por otro lado la Imagen Corporativa corresponde a la concepción mental que tenemos hacia una entidad en concreto; es decir, si una empresa nos parece buena, mala, si tiene una correcta atención al cliente o si nos desesperamos cada vez que llamamos para pedir una cita… Se definiría como la actitud que muestra la empresa conforme a los valores que pretende representar.
La imagen de una empresa se constituye por el total de ideas que la opinión pública relaciona con ella. Estas ideas se generan, por un lado, a partir de factores como la calidad de sus productos y servicios, la atención al público, el trato de su personal, la seriedad en aspectos financieros y otros.  En definitiva la Imagen Corporativa se definiría como la actitud que muestra la empresa conforme a los valores que pretende representar.

¿Qué elementos distinguen a la Imagen Corporativa de una empresa?

Existen multitud de elementos definitorios de lo que es la Imagen Corporativa de una empresa. Aunque destacaremos cinco de ellos que no pueden faltar para llevar una correcta Imagen.


1. El nombre de la empresa: Del nombre depende la  primera impresión que los clientes se llevan de una empresa. Es recomendable que el nombre tenga relación con la esencia de su negocio, pero sobre todo  que sea breve y fácil de recordar.
2. El logo:  El logo debe ser comprensible por el público y atractivo para los potenciales clientes. Por ello, en el momento del diseño, deberá considerar tanto a su clientela como a la competencia, y el mensaje o idea que desea transmitir.
3. El eslogan:  Es necesario que sea una promesa sobre los beneficios del producto o servicio que tu empresa ofrece y que los diferencia de la competencia. Debe  una impresión de prestigio y credibilidad a su negocio. La originalidad es de gran ayuda para que resulte eficaz, eso sí, sin excederse.
4. El sitio web: Es fundamental contar con un dominio propio, que puede ser el nombre de su empresa o bien alguna palabra relacionada al negocio. El diseño debe ser amigable y fácil de manejar, para el cliente quien debe poder informarse fácilmente sobre la empresa, sus productos y como poder adquirirlos .
5. Folletos. No solo se trata de los folletos y manuales del negocio, sino de las tarjetas de presentación, sobres y etiquetas, carpetas, facturas y hasta la vestimenta de los vendedores.
Lo importante es que todos los elementos detallados  sean parte del quehacer diario y de la cultura corporativa de la empresa, con el fin de generar reconocimiento e identificación no sólo por parte de sus clientes, sino también de sus propios trabajadores.
  


¿Qué pasos habría que dar para generar una imagen corporativa?
Para empezar es recomendable proyectarse en futuro, hacerlo por lo menos con un plazo de cinco años y saber qué reputación se espera alcanzar en ese período. Para ello es necesario tener en cuenta misión y metas.
También es recomendable que examines tu Imagen Corporativa actual. Identifica lo que quisieras que tus usuarios piensen de tu producto o servicio y si es eso lo que reflejan tus pósteres y trípticos. Asocia elementos confiables a tu identidad.

Incorporar color y tipografía que refleje la imagen de tu negocio. Añade pequeñas variaciones o matices que suavicen un tono fuerte o mejoren un tono demasiado suave pueden ser una buena alternativa.
Crear material con la imagen. Esto incluye logo, papelería, tarjetas de visita, merchandising y folletos. 


Igualmente, si tenemos cualquier tipo de vehículo, su propio cuidado y mantenimiento nos dará una imagen de nuestro comportamiento como persona. 

viernes, 14 de noviembre de 2014

Consejos para aumentar la seguridad informática de tu empresa

Al escuchar la palabra ciberataque , nos evoca a películas futuristas y de ciencia ficción. Resulta que estos ataques a empresas a través de La Red están a la orden del día.
Durante los diez primeros meses del año el CERT de Seguridad e Industria ha contabilizado 10.642 ataques informáticos. Los más comunes son los accesos o intrusiones no autorizadas (43%) y ataques de fraude online.

Y uno puede pensar, como va ser mi empresa víctima de un ciber ataque si mi sector no es de interés. Pero no caemos en la cuenta de que lo que obtienen con este tipo de ataques muchas veces es información, y hoy en día información y poder son sinónimos.

Las pymes y empresas para protegerse deben definir, priorizar y planificar un conjunto de pequeños proyectos en materia de seguridad para reducir los riesgos a los que están expuestos.


La cibercriminalidad es, cada vez más, una amenaza que solo podrá ser mitigada mediante la formación y capacitación adecuada, consiguiendo así un conocimiento transversal de la problemática en todos los niveles de negocio. Existen por lo tanto una serie de factores que se deben cumplir y llevar a cabo para por lo menos minimizar.

La falta de cifrado
Muchas veces es inevitable que algunos empleados pierdan o les roben sus dispositivos, pero perder el equipo no es el problema en realidad, sino la facilidad de acceso que tienen los cibercriminales para robar información corporativa en dispositivos no cifrados ni protegidos adecuadamente. «El cifrado completo y el establecimiento de contraseñas seguras debe ser una medida obligatoria en todos los ordenadores portátiles y smartphones que usen los profesionales para trabajar»

Lleva tu propio dispositivo al trabajo. 
Este término, BYOD, ya fue usado en otra entrada de este blog.  Consiste en permitir a los empleados utilizar sus  dispositivos móviles personales: teléfonos inteligentes y  tablets, para establecer las necesarias comunicaciones  en el desarrollo de sus tareas profesionales, haciendo  uso de los recursos de la empresa.


Redes Sociales
Aquí existe una doble vertiente no exenta de polémica.
Mientras unos abogan por prohibir radicalmente el uso de redes sociales durante la jornada laboral, otros se inclinan por  permitir su acceso aunque controlado. Muchos ataques se basan en la confianza que los usuarios tienen en sus contactos pero hay que estar en guardia frente a eventuales mensajes del tipo 'haz clic en mi imagen', que podrían ser la puerta de entrada a la red corporativa a través de malware.

Descarga de «malware»
Cualquiera, inconscientemente, puede descargar un archivo malicioso y dejar la puerta abierta a posibles accesos ilegales. La gran mayoría de los contenidos 'pirata' que se pueden encontrar a través de redes P2P contiene algún tipo de malware. Por otro lado el uso de los 'key generators', parches y cualquier aplicación sospechosa en el equipo de la empresa debe ser prohibida y controlada.



Mantén tu equipo actualizado
Las actualizaciones de los programas informáticos y software, además de incorporar mejoras, también suelen añadir protectores más avanzados contra los virus, aunque esta tarea (actualizar) no recae directamente sobre el propio empleado. «La actualización del software tiene que ser una responsabilidad continua del departamento informático. Si los empleados navegan con su navegador con soluciones antimalware anacrónicas o desactualizadas podría ser aprovechado por los cibercriminales en eventuales ataques como punto de entrada a la red.


Seguir estos pasos no garantiza al 100% la seguridad de tu empresa pero se lo pondrá sumamente difícil a los cibercriminales.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Cómo saber estar en los negocios. El protocolo empresarial

Cuando se oye la palabra protocolo nos suele evocar una impresión como de arcaico, antiguo y pomposo. Algo sólo apto para ceremonias de alto postín.
Lo que no nos damos cuenta es que el protocolo es una serie de normas que simplifican la vida. Y nos ayuda a mejorar nuestras habilidades sociales.

No es necesario actuar como personas estiradas, sino que al actuar con normalidad sepamos cómo se desarrolla un acto. Y detengámonos un momento en este aspecto. Como acto en protocolo no sólo se refiere a un acontecimiento oficial como una Proclamación o  la Jura/Promesa de un cargo público. Los eventos empresariales también son considerados como actos, y por ende gozan también de protocolo.

La presentación.

Se harán en base a tres criterios, la edad, el sexo y la posición que se ocupe en la empresa. Así la de menor rango presentará a la de mayor. En este caso la persona encargada de recibirlos suele ser quien haga las presentaciones.
El saludo es un apretón de manos (existen países que se destila la inclinación e la cabeza en señal de respeto, así que si tu empresa tiene negocios en el extranjero y te envía a países en los que el modo de saludar es distinto, sería recomendable que buscases información acerca de las presentaciones).

Una vez hechas las presentaciones parece que toca abordar el tema del que se vino a hablar. Cierto pero incierto a la vez. Si ejerces de anfitrión deberás comenzar tú la conversación pero  tratando temas banales, aunque a la hora de entrar en materia será también el anfitrión el primero en tocar los temas importantes.
La cosa cambia según el escenario. Si el lugar de la reunión  pasa a ser un almuerzo o cena,  el anfitrión cederá al cliente la iniciativa para hablar de negocios.

Entrando en las negociaciones debemos conocer bien nuestras limitaciones y las de nuestros interlocutores. Hay que saber aprovechar nuestros puntos fuertes y tratar de minimizar nuestros puntos débiles. Al contrario, trataremos de "utilizar" en nuestro provecho los puntos más débiles de nuestro interlocutor. Lo mejor es conocerse perfectamente a uno mismo, y conocer, en la medida de lo posible, la personalidad y el entorno de nuestro interlocutor. Ahora bien, hay que tratar de convencer y nunca de imponer. Trate de persuadir haciéndoles ver que nuestras razones son mejores que las suyas.
 
Cualquier detalle es importante

Si ya se da por cerrada la operación, se da por zanjado el tema, pero no quiere decir que se despidan de forma abrupta. Lo que hay que hacer es cambiar de conversación, algo más distendido. Aquí hay que saber que puede haber ciertos temas  que pese a ser ajenos a la negociación, pueden enturbiar las buenas relaciones que se habían fraguado. Es por ello que no se debe de hablar de políticas, deportes, sexo toros o religión.

Pero en la reunión hay otros puntos importantes más allá de las presentaciones y de la propia negociación en sí.

Indumentaria.

La mejor recomendación es informarse. Si duda o no puede obtenerse esa información, habrá que decantarse por el estilo clásico, un valor seguro. Traje con corbata lisa o sin corbata para los hombres, traje de chaqueta o conjunto falda-blusa, para las mujeres. En la elegancia en el vestir tanto para hombre como para mujer debe haber los siguientes requisitos: comodidad, discreción y sobriedad. Y por supuesto adecuación al sector, porque no visten igual los financieros que los creativos publicitarios.

Dos ejemplos de vestimenta correcta

Tarjeta de visita.

El diseño ha de ser sencillo y elegante, y en un papel de calidad. Recuerda que representa la imagen de la empresa. Nunca debe tener enmiendas ni tachones. Se entregarán en el momento de las presentaciones y, en último caso al final, a  modo de despedida.
En general, ha de entregarse con la mano derecha, agarrada de una esquina dejando el nombre bien visible y en el sentido del interlocutor, para que éste pueda ver nuestros datos de un primer vistazo. Es de buena educación entretenerte un poco mirándola para demostrar interés.

Los regalos de empresa.

Son algo muy socorrido, pero como todo dentro del protocolo tienen una serie de reglas. No se deben hacer nunca antes de una negociación o de la firma de un acuerdo, porque se puede interpretar como un intento de condicionar voluntades. No debe tener un valor excesivo y si el receptor es una institución o cargo público habrá que cuidar que no exceda las normativas o códigos de buena conducta al respecto. Las ediciones limitadas de libros, de música o incluso de vino pueden ser una buena opción. Cada vez funcionan más los regalos que son experiencias como las entradas a espectáculos deportivos, óperas u otros eventos. 

Pueden existir, y de hecho existen, más opciones protocolarias. El protocolo no es un arte cerrado y todo está sujeto a múltiples interpretaciones, pero estas son de obligado cumplimiento para causar una buena impresión, ya que no existe una segunda oportunidad para causar una primera impresión